Oliver mitad simio mitad humano

Oliver, conocido como un humanzee o el híbrido entre un humano y un chimpancé (mono) fue capturado en los años 70 en el Congo África. Caminaba erguido y tenia la rodillas soldadas a diferencia de los monos. Su cráneo era menos simiesco que el de los chimpancés y tenía las orejas puntiagudas. Era mucho más inteligente que el promedio de los monos y podía recibir ordenes complejas y cumplirlas. Tenía costumbres humanas, como mirar televisión entre otras cosas. Oliver no sentía atracción por las chimpancés sino por las hembras humanas, a su vez los chimpances, hembras y machos, lo rechazaban. Es probable que Oliver se sintiera humano, pues disfrutaba más pasar el tiempo con los humanos que son los chimpancés.

Las primera pruebas que se hicieron para determinar el número de cromosomas de Oliver dieron como resultado 47 cromosomas, uno más que el ser humano y uno menos que los chimpancés, lo cual en un primero momento hizo suponer que era un híbrido. Luego se hicieron mas exámenes y el resultado fue de 48 cromosomas, los mismos que un chimpancé. Sin embargo, nunca quedó bien claro la autenticidad de los exámenes.

Oliver pudo ser un híbrido, pero también una suerte de eslabón perdido, una especie totalmente nueva, o bien quizás Oliver sólo fue un chimpancé con algún tipo de mutación genética.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.