dura verdad

Creación del hombre

creación del hombreEn el Génesis, el primer libro de la Biblia existen 2 relatos de la creación del hombre, no son contradictorios entre sí y de hecho son de alguna manera complementarios, pero lo curioso es que existan 2 relatos. Probablemente ambos relatos originales eran muy diferentes ente sí y quienes posteriormente los recopilaron y escribieron en el Génesis no se atrevieron a fusionarlos o destruirlos  totalmente. Aun así es muy interesante la historia tal cual nos llega a nuestras manos porque contiene esas verdades ocultas que pasan desapercibidas para quienes no quieren ver mas allá.

Vamos a analizar algunos pasajes del Antiguo Testamento, recordemos que en el artículo anterior habíamos dicho que Jehová era un ser de carne y hueso, y que además era uno entre muchos de su tipo, probablemente un jefe militar pero en ningún caso el Dios Universal. También dijimos que Jehová es un extraterrestre de aspecto reptiloide.

Génesis 1:26
Y Dios pasó a decir: “Hagamos [al] hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza, y tengan ellos en sujeción los peces del mar y las criaturas voladoras de los cielos y los animales domésticos y toda la tierra y todo animal moviente que se mueve sobre la tierra”.

Génesis 2:7

Y Jehová Dios procedió a formar al hombre del polvo del suelo y a soplar en sus narices el aliento de vida, y el hombre vino a ser alma viviente.

Génesis 2:21-22

Por lo tanto Jehová Dios hizo caer un sueño profundo sobre el hombre y, mientras este dormía, tomó una de sus costillas y entonces cerró la carne sobre su lugar. 22 Y Jehová Dios procedió a construir de la costilla que había tomado del hombre una mujer, y a traerla al hombre.

Acá tenemos las primera situación curiosa sobre la creación del hombre, si los dioses hicieron a Adán del polvo del suelo y luego le dieron vida, siendo Dios todopoderoso ¿por qué no repitió el mismo procedimiento con Eva? ¿por qué tuvo que sacarle una costilla y luego cerrar la herida para crear a la mujer?

Lo que leemos en estos versículos es en realidad, algo que es común en nuestros días, anestesia general y una intervención quirúrgica para probablemente generar una mujer mediante un proceso de ingeniería genética y clonación. Nosotros, los seres humanos actuales no tenemos aun esta tecnología, pero no estamos muy lejos de desarrollarla y tener nuestra propia versión de la creación del hombre.

Los “dioses”, quienes nos crearon, no eran seres espirituales sino materiales que usaron técnicas parecidas a las que tenemos actualmente. Ellos están mucho pero mucho más avanzados que nosotros, pero a su vez conocen nuestro potencial y nos temen. Así como nosotros también debieramos temerles a ellos.

Si Génesis 2:7 lo leemos de la siguiente manera, los dioses procecieron a tomar un homínido nativo del planeta e introducir en él una modificación genética entonces el homínido vino a ser un ser humano. Todo cobraría más sentido.

En una próxima entrega analizaremos el mal llamado así “pecado original” y los secretos que guarda el Génesis de la Biblia.

Hagamos al hombre a imagen y semejanza nuestra

hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanzaY dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y  ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra.

Analicemos este versículo de la biblia parte por parte. En primer lugar “Dios” dice hagamos al hombre, es decir al ser humano, a nuestra imagen y semejanza, esto lo que en realidad dice claramente no es que el hombre vaya a ser igual a “Dios” pero si semejante o sea parecido. Pero que parecido podríamos tener nosotros los seres humanos con un “Dios” invisible. Pues ninguno. Ante tal contradicción los grandes pensadores religiosos que nos han venido mintiendo por los siglos de los siglos y nos dijeron que esto se refería a que “Dios” nos hizo personas, seres inteligentes dotados de mente. El hombre fue hecho con la capacidad para hacer el bien o el mal. Según la misma Biblia el hombre hizo el mal al comer del fruto prohibido. Pues bien, si tenemos intrínsecamente la capacidad de hacer el bien o el mal, es decir de desobedecer, en que podríamos parecernos a “Dios” quien no tiene cabida para el mal, ni puede desobedecer a nadie ya que el mismo es la ley. O acaso este era un “dios” con minúscula que sí podía elegir entre lo bueno y lo malo, un ser moral con defectos y virtudes, y no simplemente un animal sin inteligencia ni conciencia de si mismo.

¿A quien le hablaba “Dios” en el Génesis cuando dijo hagamos al hombre?

Según algunos, le hablaba a los ángeles, pero eso se descarta desde el momento que  la Biblia también nos cuenta que los ángeles tienen capacidad para el mal, como el caso de Lucifer. Por lo tanto “Dios” no dijo hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza de tal manera que llegue a pecar. Ni tampoco “Dios” hablo con las personas de la Trinidad, el Hijo y el Espíritu Santo. Mejor dicho “Dios” habló con sus iguales, es decir con seres de la misma especie que él.

Ahora volvamos a la imagen del dinosaurio pensador que en su reflexión nos dice: “¿Si Dios nos hizo a su imagen y semejanza entonces por que no somos invisibles?”. La respuesta es obvia, porque “Dios” tampoco es invisible. El “Dios” de la Biblia, conocido como Jehová es un ser de carne y hueso, un ser enteramente material y visible. Un extraterrestre que usurpó el titulo de Dios único. Es decir, podría existir un creador del universo invisible pero quien nos creó a nosotros, no era ese Dios, sino alguien que nos quiso hacer creer que era Dios, pues la humanidad en esos tiempos era muy ignorante.

¿Por qué los extraterrestres se parecen a nosotros?

De las decenas de miles de testimonios de abducciones y avistamientos de seres extraterrestres, hay algo común a todas ellas. El 99.9% de los seres reportados tienen aspecto humanoide, es decir, cabeza, tronco y extremidades, además de ser bípedos, tener boca, nariz, 2 ojos, manos con 3 a 6 dedos, etc.

Entonces la respuesta a la pregunta por qué los extraterrestres se parecen a nosotros es: No se parecen a nosotros, somos nosotros quienes nos parecemos a ellos.

Ahora sabemos que aquellos “dioses” quienes nos crearon eran seres extraterrestres de aspecto humanoide. Tomaron a un ser autóctono de la Tierra y lo modificaron genéticamente para que se pareciera a ellos. Así lo cuentan miles de tablillas sumerias encontradas y traducidas el siglo pasado.

Pero volvamos al Génesis y terminemos de analizar el versículo. En la segunda parte, “y  ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra.”, nuestros “dioses” creadores nos dan autoridad sobre todo en la Tierra, los peces (incluidos los cetáceos aunque no son peces), las aves en los cielos (murciélagos incluidos aunque no son aves), y en su parte final algo muy curioso que a simple vista no parece más que una frase sin importancia.

En la última parte de este versículo del Génesis, dice que el hombre tiene dominio sobre los reptiles que se arrastran por el suelo. Pero esto en realidad es una advertencia, lo que realmente quiere decir es, el hombre tiene dominio sobre todos los reptiles que se arrastran sobre la Tierra pero no de aquellos que caminan en 2 piernas. Es decir, nuestros “dioses” son reptiles humanoides, ellos nos crearon y desde el principio nos hacen saber que somos nosotros los que estamos bajo su dominio. Somos su creación y ellos son nuestros dueños.