Licencias de software vs suscripciones

nube-cumulus-wikipedia

Bill Gates, el fundador de Microsoft, quien fuera hasta hace no mucho el hombre con más dinero en el mundo hizo su fortuna gracias a la venta de licencias de software. La licencias de software son un contrato entre el dueño de la aplicación y en el usuario (este puede ser una persona natural o una empresa), donde la propiedad la mantiene el dueño quien a cambio de una cantidad de dinero permite el uso de su software por un determinado tiempo, puede ser finito o bien para siempre. Una vez comprado el derecho a uso no existe una devolución al usuario por parte de la empresa si este dejara de usar el software.

La suscripción es un modelo de negocio diferente, está basado en pagos cíclicos por el uso de un servicio cuando lo llevamos al área informática. Al igual que las licencias de software no hay devolución del dinero si el usuario deja de usar el servicio, pero en general puede cancelarlo cuando desee y no seguir pagando. La consecuencia natural de esto es que las licencias suelen ser más caras que las suscripciones debido a que tienden a cubrir un lapso de tiempo mayor o incluso indefinido. Por ejemplo pagar 4.000 dólares por la licencia de un programa y usarlo para toda la vida.

Ambos modelos de negocio poseen pros y contras. A la larga, las licencias tienden a ser más baratas que las suscripciones pero demandan una inversión mucho mayor, situación que fomenta la piratería debido a que no en todas partes del mundo los ingresos son similares. Para una empresa radicada en Alemania puede parecerle justo cobrar 10.000 dólares por la licencia de una aplicación de audio y probablemente en Europa y Estados Unidos no sería un problema comprarla. En cambio, para países del tercer mundo es un precio prohibitivo.

Una de las ventajas de las suscripciones es fomentar la competencias y dinamizar el mercado. Es decir cuando 2 empresas compiten y ambas venden licencias de miles de dólares, lo más probable es que el usuario nunca cambie de software. Pero al ser suscripciones, puede dejarla en cualquier momento y pasarse a la competencia.

La influencia de la nube

Poco a poco las licencias van a ir cayendo en desuso para dar paso a las suscripciones, hoy en día todos estamos conectados a internet potencialmente las 24 horas, cada vez con mayor velocidad y a menor precio, algo impensado hace 10 años atrás. Todos tenemos Internet en dispositivos móviles con conexión a Internet por lo tanto nuestra actividad estará cada vez mas centrada en la nube.

Hoy en día existen muchos servicios y aplicaciones que hacen uso de la nube, pero están dispersos. En un futuro existirán gestionadores de la nube, o aplicaciones capaces de gestionar y comunicar múltiples servicios en la nube. Por ejemplo hoy en día, si tengo unos ficheros en cierto servicio y quiero moverlos a otro, debo primero bajarlo a la computadora, subirlo a su nueva ubicación y luego borrarlo de la computadora. En no mucho tiempo más haremos un clic y el proceso será simple y rápido.

Probablemente dentro de los mismos gestionadores de nube pagaremos por paquetes de suscripciones, luego agregaremos algunas de nuestro interés particular como podrían ser edicion de imágenes y video, árboles genealógicos, etc.

Veremos en los próximos años como muchos programas irán pasando paulatinamente a convertirse en servicios online usando el modelo de suscripción y dejando atrás las licencias de software. Incluso podría ocurrir que hasta los mismos sistemas operativos utilicen algún sistema de suscripción.

Me temo que terminaremos destinando una porción de nuestros ingreso a pagar mes a mes nuestras suscripciones. Quizás la piratería se termine pero terminemos todos sumidos en una pesadilla orwelliana de esclavitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.